Capítulo 1: Dios Comienza con un Líder

Image
Leading Your Congregation Toward God's Vision
Body

Capítulo 1

Dios comienza con un líder

Éxodo 1

Principio clave: Dios siempre comienza con un líder para que sirva como catalizador DEL  cambio.

 

“Nada es más importante que el liderazgo.”

-George Barna, Leaders on Leadership [Líderes en el liderazgo]

 

EXPOSICIÓN: El liderazgo de Faraón

A medida que comencemos este estudio acerca de Guiando tu congregación hacia la visión de Dios estaremos viendo muy de cerca la vida de Moisés de la manera en que se nos presenta en el libro de Éxodo.

El libro de Éxodo es uno de los cinco libros del pentateuco. La palabra ÉXODO significa ‘partida’ o ‘salida’. Este libro trata acerca de la historia de cómo Dios guió al pueblo de Israel para sacarlo de la esclavitud de Egipto y conducirlo hacia la Tierra Prometida por medio de Moisés, Su líder escogido. Lo que vemos en esta historia es que Dios siempre escoge a personas  (como veremos, a veces las elecciones de Dios resultan sorprendentes) para que sean líderes en pos del cumplimiento de Sus propósitos.

El libro de Éxodo comienza recordándonos cómo José y su familia (las doce tribus de Israel) residieron y se multiplicaron en Egipto.

Éxodo 1:1-8

1Estos son los nombres de los hijos de Israel que entraron en Egipto con Jacob; cada uno entró con su familia: 2Rubén, Simeón, Leví, Judá, 3Isacar, Zabulón, Benjamín, 4Dan, Neftalí, Gad y Aser. 5Todas las personas que le nacieron a Jacob fueron setenta. Y José estaba en Egipto. 6Y murió José, y todos sus hermanos, y toda aquella generación. 7Y los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, y fueron aumentados y fortalecidos en extremo, y se llenó de ellos la tierra. 8Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José.

Estos versículos introductorios del libro de Éxodo (1:1-8) abarcan un largo período de tiempo. Según los más antiguos historiadores, José llegó al liderazgo en Egipto aproximadamente al comienzo de la decimotercera dinastía y murió alrededor del final de la decimocuarta. Muchos  antiguos historiadores consideran que Amosis I[1] era el “nuevo rey” que vino al poder y al que se refiere Éxodo 1:8, “que no conocía a José” (Éxodo 1:8). ¿Por qué no se acordaba de José? Porque habían pasado cientos de años en la narración de estos primeros versículos de Éxodo.

Uno de los grandes temas del libro de Éxodo es el tema del liderazgo, el cual se nos presenta en el  capítulo 1, versículo 8, con EL LIDERAZGO de FARAÓN. Por ser el rey de Egipto, el faraón se encontraba obviamente en una posición de liderazgo. Veamos más detalladamente el liderazgo de este faraón.

Éxodo 1:9-14

9He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros. 10Ahora, pues, seamos sabios para con él, para que no se multiplique, y acontezca que viniendo guerra, él también se una a nuestros enemigos y pelee contra nosotros, y se vaya de la tierra. 11Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas; y edificaron para Faraón las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramesés. 12Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel. 13Y los egipcios hicieron servir a los hijos de Israel con dureza, 14y amargaron su vida con dura servidumbre, en hacer barro y ladrillo, y en toda labor del campo y en todo su servicio, al cual los obligaban con rigor.

Había una explosión demográfica en la población hebrea que vivía en Egipto, y como todos conocemos, ¡hay poder en los números! Está claro que dichos números tenían preocupado a este nuevo rey, le causaban temor y constituían una amenaza para él. Además, Egipto tenía enemigos que los rodeaban. Una cosa es defender a tu país de un ataque desde el exterior, pero otra bien distinta es ser vulnerable también a un ataque desde el interior.

Era obvio que este nuevo rey era entendido en asuntos militares, y reconocía la posibilidad de una alianza entre los hebreos y cualquiera de sus enemigos fronterizos. Además, en el versículo 11 podemos ver cuál fue su primer intento de evitar tal alianza: “Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas”. Este faraón era un líder explotador por medio de los tributos.

Como hemos visto, el liderazgo puede influir en otros e impactarlos ya sea de manera positiva o negativa. En el caso de la influencia de Faraón, su liderazgo fue negativo. Con esta idea en mente, veamos algunas características del liderazgo positivo. Este pude ser un buen momento para definir lo que entendemos por el término “liderazgo”.

EJERCICIO: Definiendo el Liderazgo

¿Qué es liderazgo? Existen una variedad de definiciones al respecto. Lee cada una de las siguientes y circula la palabra  o frase que asocies con el significado de liderazgo.

  • “Liderazgo es hacer lo correcto” – Warren Bennis y Burt Nanus

 

  • “Liderazgo es averiguar qué se necesita hacer, y entonces hacerlo”. – Leith Anderson, Leadership that Works [El liderazgo que funciona]

 

  • “El liderazgo tiene lugar cuando personas con ciertos motivos y propósitos movilizan – estando en  competencia o en conflicto con otras– recursos psicológicos, políticos, institucionales y otros, para levantarse, comprometerse y satisfacer los motivos de los seguidores” – James McGregor Burns

 

  • “Liderazgo es llevar a otros a querer hacer algo de lo cual estás convencido que debería hacerse” –Vance Packard

 

  • “Un líder es un negociador que opera con la esperanza” – Napoleón Bonaparte

 

  • “Liderar es tener una relación – la relación en la que una persona procura ejercer influencia en las ideas, conductas, creencias o valores de otra persona” – Walter Wright, Relational Leadership [Liderazgo relacional]

 

  •  “Un líder es la persona con capacidades y responsabilidades otorgadas por Dios, la cual ejerce influencia en un grupo de seguidores hacia los propósitos de Dios para ese grupo” – J. Robert Clinton, The Making of a Leader [La hechura de un líder]

 

  • “El liderazgo consiste en movilizar a otros hacia una meta que tanto los líderes como los seguidores tienen en común” – Gary Wills

 

  • “Liderazgo es influencia” – J. Oswald Sanders, Spiritual Leadership [Liderazgo espiritual]

¿Cuál de estas definiciones  se conecta  más con usted? ¿Tiene preferencia por alguna? Cada definición nos provee una perspectiva sobre liderazgo que puede mejorar nuestra comprensión del mismo.

Haciendo uso de las palabras y frases que circuló en el ejercicio anterior, elabore una definición de liderazgo:

Liderazgo es…


Para evitar falta de claridad o confusión quiero proveer la siguiente definición de liderazgo con la cuál trabajaremos a lo largo de este estudio.

“Un líder es una persona con la capacidad de ejercer influencia sobre un grupo específico de personas hacia una dirección específica”

Existen muchos tipos de líderes. El faraón del libro de Éxodo era una persona con la capacidad de ejercer influencia en un grupo específico de personas en cuanto a una dirección muy específica. Él utilizó su poder y autoridad – o sea, su influencia – para hacer sufrir al pueblo de Israel. El estilo de liderazgo del Faraón puede resumirse en una sola palabra: Él era el “jefe”.

Aquí encontramos una verdad clave que no quisiera que usted pasara por alto en esta historia: ¡las penurias que el pueblo de Dios experimenta jamás pasan desapercibidas ante Él! En Éxodo 2:24-25 leemos: “Oyó Dios su gemido…y los tuvo en cuenta” (LBLA). ¡Atención! Los líderes eficaces están atentos a lo que dicen sus seguidores. ¿Está usted prestando atención? ¿Cómo cataloga su capacidad de escuchar a las personas que están bajo su liderazgo?

EXPOSICIÓN: El liderazgo de Sifra y Fúa

Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían…” (v. 12). El “Plan A” de Faraón parece que no funcionaba, por lo tanto  diseñó un “Plan B” ¡aún más censurable! Faraón, para reducir el florecimiento de la población hebrea, decretó que todo niño varón que naciera de una madre hebrea, fuese ahogado en el Nilo.  Le ordenó a las parteras egipcias – entre las que estaban Fúa y Sifra – a que mataran a todos los niños hebreos varones.

Éxodo 1:15-22

“15Y habló el rey de Egipto a las parteras de las hebreas, una de las cuales se llamaba Sifra, y otra Fúa, y les dijo: 16Cuando asistáis a las hebreas en sus partos, y veáis el sexo, si es hijo, matadlo; y si es hija, entonces viva. 17Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que preservaron la vida a los niños. 18Y el rey de Egipto hizo llamar a las parteras y les dijo: ¿Por qué habéis hecho esto, que habéis preservado la vida a los niños? 19Y las parteras respondieron a Faraón: Porque las mujeres hebreas no son como las egipcias; pues son robustas, y dan a luz antes que la partera venga a ellas. 20Y Dios hizo bien a las parteras; y el pueblo se multiplicó y se fortaleció en gran manera. 21Y por haber las parteras temido a Dios, él prosperó sus familias. 22Entonces Faraón mandó a todo su pueblo, diciendo: Echad al río a todo hijo que nazca, y a toda hija preservad la vida”.

Sería errado suponer que Sifra y Fúa hayan sido las únicas dos parteras en Egipto. Es muy probable que fuesen las más reconocidas (debido a sus nombres egipcios) al servicio de la casa de Faraón, y que probablemente estuviesen a cargo de todas las otras parteras de Egipto. Sifra y Fúa nos brindan otra representación de liderazgo.

Esta puede ser una ocasión oportuna para presentar la idea o los diferentes niveles de liderazgo. Existen tres niveles de liderazgo:

 

                                                                                                                                                          Nivel 3

                                                                                                                                                          Líder de Líderes

                                                                             Nivel 2

                                                                             Liderazgo influyente

Nivel 1

Liderazgo Posicional

LIDERAZGO de Nivel 1 = LIDERAZGO POSICIONAL. Realmente este es el nivel más bajo del liderazgo. En el nivel 1 se es líder a causa de ciertas posiciones o títulos laborales. A este nivel, la gente le sigue porque cree que tiene que hacerlo. En este relato se evidencia que Faraón tenía un liderazgo posicional; tenía el título y la posición: “Faraón”.

El liderazgo posicional pudiera incluir:

a) Los miembros de la junta de una iglesia local elegidos por votación de sus miembros.

b) Miembros de la junta directiva de una denominación cuando son elegidos por la asamblea

c) Pastor, recién llamado a una iglesia local

Es importante reconocer que podemos tener una “posición” de liderazgo pero no tener personas que nos sigan con entusiasmo. Solo a medida que en nuestro liderazgo vayamos construyendo confianza y confiabilidad en las personas podremos lograr esa “influencia”. Y un líder puede perder muy rápidamente esa influencia quebrando esa confianza o demostrando ser pobre de carácter.

LIDERAZGO  de Nivel 2 = LIDERAZGO INFLUYENTE. Para llegar a ser más que “el jefe” a quien la gente sigue sólo porque así se les exige, se debe dominar las habilidades de invertir en las personas y construir relaciones de confianza. A este nivel el líder puede tener o no un título oficial, pero lo más importante es que haya construido una relación de confianza sobre un grupo específico de personas y tenga influencia sobre ellos. A este nivel, las personas lo siguen porque confían en usted y quieren hacerlo.

Existe una gran diferencia entre un jefe autoritario y un líder que fomenta la confianza. ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué hace un jefe? El jefe manda con autoridad: Soy el jefe y esta es la manera en que lo vamos a hacer. En cambio, un líder de nivel 2 inspira a causa de la  confianza que ha construido. La divisa de la influencia es siempre la confianza. Simplemente porque usted tenga una posición o un título no significa que usted tenga la confianza de las personas. En la historia de Éxodo, Sifra y Fúa son ejemplos de liderazgo influyente que fomenta las relaciones de confianza.

LIDERAZGO de Nivel 3 = LÍDER DE LÍDERES. En el tercer nivel de liderazgo, el líder ejerce influencia sobre líderes que a su vez tienen influencia en un grupo específico de personas. A este nivel, usted debe ser capaz de ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades para que lleguen a ser líderes, e inspirarlas para que alcancen su máximo potencial de liderazgo. En los siguientes capítulos veremos cómo Dios desarrolló a Moisés hasta llegar a ser un líder de tercer nivel,  un líder de líderes.

Volvamos a nuestra conversación acerca de Sifra y Fúa y los deberes de estas parteras. En los tiempos bíblicos, no eran los médicos quienes asistían a las mujeres a dar a luz, sino las parteras. Es probable que éstas sirvieran tanto a las egipcias como a la inmensa población hebrea; pero en lugar de ayudar a éstas  últimas en el parto, a Sifra y a Fúa se les ordenó que mataran a todos sus bebés varones. ¿Por qué a los bebés varones? La respuesta es bien evidente. Las niñas podían ser usadas como esclavas y no constituían una amenaza militar; en cambio, los niños podían convertirse en guerreros.

Para nosotros es difícil captar completamente la gravedad de esta situación. Fúa y Sifra eran esclavas quienes tenían que responder ante el hombre más poderoso del mundo antiguo, cuya autoridad se extendía más allá de los límites razonables. ¡Un simple gesto de sus manos podía implicar que ellas siguieran con vida o fuesen eliminadas al instante! Fue a estas mujeres (quienes en aquella época debieron haber sido menos valoradas que el ganado) a las que Faraón ordenó dar muerte a todos los varones hebreos que nacieran. Negarse a acatar esta orden significaba pagar con sus propias vidas.

La mayoría de nosotros no tendrá que enfrentar este tipo de situación de vida o muerte que Sifra y Fúa enfrentaron. Sin embargo, creo que puedo decir que todos nosotros, en algún momento de nuestras vidas, nos encontraremos en encrucijadas en las que tendremos que tomar decisiones. ¿Acaso doblaré a la izquierda o a la derecha? ¿Seguiré por el camino ancho y fácil que la mayoría quiere que siga, o me dirigiré al más difícil, el cual sé que es el correcto? El liderazgo espiritual firme comienza con el valor para hacer lo correcto, aquello a lo cual Dios nos llama a hacer. Quizás esta sea la razón por lo cual  Warren Bennis y Burt Nanus definen al líder como alguien que “hace lo correcto” ¡cuando hacer lo correcto no siempre es fácil!

¿Recuerda usted la amonestación del apóstol Pablo a la iglesia en Roma? “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2). ¿Qué estaba diciendo Pablo? ¡Escojan el camino correcto! Si escogen el camino ancho, se están conformando, están siendo moldeados, están siendo justamente como los demás que están a su alrededor. ¡Se están adaptando al mundo!

Si estamos permitiendo que el mundo nos moldee, entonces el mundo es el líder de nuestras vidas y no Dios. Un verdadero líder opera con convicción y ésta le da coraje. Martin Luther King Jr. dijo en cierta ocasión: “La mayoría de las personas son termómetros que marcan o registran la opinión de la mayoría, y no termostatos que transforman y regulan la temperatura de la sociedad”. Un líder marca el paso.

Imaginemos cómo Sifra y Fúa se sintieron cuando el rey las llamó. Podríamos pensar que ellas se sintieron intimidadas, pero no lo estaban, sino más bien todo lo contrario: no le hicieron caso a la orden del rey y la evadieron con una ofensa disimulada acerca de las mujeres egipcias. No pasemos por alto la ironía que hay aquí. En este punto Faraón está pensando que va a lidiar sagazmente con las mujeres israelitas, pero realmente son estas dos parteras quienes al final actuaron con sagacidad hacia él.

No pasó mucho tiempo en que Faraón se dio cuenta de que a los bebés hebreos se les estaba perdonando la vida y fue entonces cuando convocó nuevamente a estas dos parteras para que le dieran una explicación. Faraón les preguntó: “¿Por qué han hecho esto? ¿Por qué han dejando que los bebés varones vivan?” Sifra y Fúa contestaron: “Las mujeres hebreas no son como las egipcias, son vigorosas y dan a luz antes que las parteras lleguen”. Bueno, quizás esto no haya sido toda la verdad.

A causa de su liderazgo valiente Dios las bendijo y bendijo a todas las parteras prosperando sus familias (o como dice en otras versiones “dándoles una familia numerosa”. Ex. 1:21, NVI, Reina Valera Actualizada). El texto no habla específicamente en cuanto a Sifra y Fúa, sino que las parteras en general fueron bendecidas por su obediencia.

Entonces, ¿por qué estas dos mujeres se negaron a obedecer la orden del faraón? Bueno, pues el versículo 17 nos dice: “Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que preservaron la vida a los niños”. Ellas se negaron a obedecer. Su valiente decisión está  en correspondencia con lo que enseña Hechos 5:29, que dice: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres”. Sifra y Fúa tomaron una decisión más difícil de lo que cualquiera de nosotros tendrá que tomar (al menos eso esperamos), pero lo hicieron porque temían a Dios más que a Faraón, y escogieron obedecer a Dios. Tenían más temor de desagradar a Dios que de desagradar a los hombres.

Una de las tentaciones más comunes para los líderes es tratar de agradar a las personas. Pero ser alguien que siempre quiere complacer a todos impedirá que te conviertas en el líder que Dios quiere que seas. Para desarrollarse como líder necesitará procesar su propia necesidad de complacer a la gente. ¿Por qué razón siente usted la necesidad de complacer a los demás? Al final, para poder desarrollarse como líder tendrá que tomar una decisión sobre algo que llegó a quedar  bien claro para el apóstol Pablo respecto a su liderazgo: “Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo” (Gálatas 1:10)

Ejercicio: AGRADAR A DIOS O A LAS PERSONAS

Dedica un momento  para pensar en esto y escribe por qué piensas que los líderes pudieran llegar a dedicarse a agradar a los demás.


A veces pensamos que porque no estamos en una posición prominente de liderazgo o porque no poseemos un título, entonces no podemos ser líderes ni podemos marcar diferencia alguna. Algunos piensan que Sifra y Fúa no eran “nadie”. Ellas no ostentaban el título de “Faraón”; no estaban al mando de un ejército como el de él; no eran más que parteras.

Piense en cómo ellas deben haberse sentido: el temor, la ansiedad, la duda. “¿Quiénes somos nosotras?”—deben haberse preguntado. “¿Qué diferencia podemos marcar? Si no lo hacemos nosotras, alguien más lo hará. Lo único que lograremos es la ira del rey, y probablemente él nos mandará a matar”.

No obstante, ellas hicieron lo correcto. ¡Qué gran valor demostraron Sifra y Fúa! Un valor como este crea confianza entre el líder y sus seguidores, además  de inspirar. Su decisión en cuanto a hacer lo correcto probablemente influyó a muchas otras parteras a hacer lo mismo. Lo cierto es que el liderazgo posicional es el nivel de liderazgo más ínfimo. Se puede tener una posición de liderazgo, se puede tener un título, pero la verdadera prueba para saber si se está siendo líder o no es voltearse para ver si hay alguien que te esté siguiendo. Sifra y Fúa tuvieron una influencia increíble.

Pensemos en el liderazgo de Sifra y Fúa por un momento. Ellas usaron su influencia personal para bien y se negaron a seguir el liderazgo de Faraón en cuanto a matar a los niños hebreos. Sin el liderazgo valiente de estas mujeres no hubiésemos tenido a Moisés.

Lo que vamos a descubrir en nuestro estudio del libro de Éxodo es que Dios va a escoger a un líder poco común (Moisés) para sacar al pueblo de Israel de la esclavitud y guiarlos en su viaje hacia la Tierra Prometida. En los siguientes trece capítulos estaremos mirando en detalle a Moisés como un modelo de liderazgo transformacional para aprender cómo podemos ser mejores líderes del cambio en un mundo saturado de cambio.

EXPOSICIÓN: El liderazgo de Moisés

Quizás le sea difícil pensar en usted como líder, pero ¡Échele un vistazo al Moisés real! Lo que es bien interesante y en lo que quiero que usted  medite en este primer capítulo, es que Moisés tenía muy pocas posibilidades de convertirse en líder.

Sé que cuando la mayoría de nosotros escucha el nombre “Moisés”, le viene a la mente el laureado filme Los Diez Mandamientos, dirigido por el gran Cecil B. DeMille. La imagen del famoso actor Charlton Heston está grabada de forma indeleble en nuestra mente. En su papel de Moisés, Heston representó a un Moisés confiado, bien parecido, fuerte y vigoroso.

Es muy probable que muchos de nosotros hayamos visto la película de dibujos animados titulada El príncipe de Egipto. Esta versión de Moisés como Príncipe de Egipto nos presenta una imagen imperecedera, divertida y muy dinámica del líder de los hebreos. Sin embargo, pensemos por un momento que tanto el Moisés de Los Diez Mandamientos como el de El príncipe de Egipto son versiones de Hollywood.

En la historia real de la vida de Moisés que hemos aprendido a partir del libro de Éxodo, se describe a Moisés en términos muy humanos: con sus inseguridades, sus decepciones, su lucha para encontrar un equilibrio entre la familia y su papel como líder, y los tantos desafíos que enfrentó.

La  biografía del verdadero Moisés revela que:

  • No estaba en la flor de la vida – 80 años de edad. Él no es el tipo que probablemente entrevistaríamos ni contrataríamos para la labor de sacar de la esclavitud a los hebreos hacia la Tierra Prometida. Respecto a él siempre nos vendría a la mente esta pregunta: “¿Acaso logrará llegar a la Tierra Prometida?”.
  • Estaba muy renuente. A Moisés le faltaba confianza y estaba lleno de inseguridad.
  • No era el más dotado. No era un buen comunicador. No era un estratega de mente ágil. No era la persona más carismática que pudiéramos conocer.
  • Tenía problemas de ira. Moisés tenía problemas, específicamente un grave problema de ira. Le faltaba dominio propio en cuanto al enojo y podía terminar soltándole a cualquiera algo inadecuado, o lo que es peor, dándole un golpe a alguien. Y hablando de eso, en el próximo capítulo aprenderemos que Moisés fue un…
  • Asesino. Así es. Le quitó la vida a otro ser humano. Esto es algo que no se pasa por alto al revisar el currículo de alguien que está optando por una posición de liderazgo de alto nivel.

Pero al leer tu Biblia descubrirás que Dios siempre ha escogido a los que tienen menos probabilidades de convertirse en líderes, para llevar a cabo Sus propósitos. Jacob hizo trampa; Pedro tenía mal carácter; David cometió adulterio;  Noé se embriagó; Jonás huyó de Dios; Gedeón era inseguro; María (la hermana de Moisés) chismeó; Marta se afanó; Tomás dudó; Sara fue impaciente; Elías era voluble; Zaqueo era bajito; Abraham estaba viejo, y Lázaro estaba muerto. ¡Dios no llama a los capacitados, sino que capacita a los LLAMADOS!

En resumen, lo que quiero decir es: si Dios puede usar a alguien como Moisés… ¿por qué no a usted?

EXPOSICIÓN: Estilos de Liderazgo

El rango de roles y estilos de liderazgo que asumió Moisés durante su vida refleja su flexibilidad. Él fue capaz de adaptar su estilo a diferentes necesidades que tenía el pueblo y a las disímiles situaciones que enfrentó.

Personas diferentes y situaciones diferentes demandan diferentes estilos de liderazgo.  Bill Hybels, en su libro Liderazgo audaz identifica diez estilos de liderazgo que debemos tener en cuenta. Al leer esta próxima sección, me gustaría desafiarle a que trate de identificar su propio estilo de liderazgo. Trate de identificar tres o cuatro estilos que usted haya empleado o haya estado propenso a asumir. He aquí los diez estilos de liderazgo.

  1. EL ESTILO DE LIDERAZGO VISIONARIO. Lo que distingue al líder visionario, es que éste opera teniendo en su mente una imagen clara de un futuro preferible. A los líderes visionarios les encanta lanzar visiones claras y atractivas, y exhiben una pasión increíble en torno a convertir la visión en una realidad.
  2. EL ESTILO DE LIDERAZGO DIRECCIONAL. El enfoque y la fortaleza de este tipo de líderes se encuentra en su capacidad de discernimiento para escoger el camino correcto para una organización a medida que se acerca a una intersección importante.
  3. EL ESTILO DE LIDERAZGO ESTRATÉGICO. Los líderes que emplean este estilo tienen la capacidad dada por Dios de tomar una visión existente y fragmentarla en una serie de pasos secuenciales y logrables. Las características positivas de este tipo de liderazgo le proveen a una congregación los pasos específicos que debe dar para marchar en pos de la visión.
  4. EL ESTILO DE LIDERAZGO ADMINISTRATIVO. Hay literaturas que establecen una áspera distinción entre los líderes y los administradores. Ellas plantean cosas como éstas: “los líderes hacen lo correcto, mientras que los administradores hacen cosas correctas”. Aunque la distinción resulta útil para poder tener claridad en cuanto al liderazgo, las personas con el estilo de liderazgo administrativo, poseen la capacidad dada por Dios de organizar personas, recursos y procesos para lograr la misión.
  5. EL ESTILO DE LIDERAZGO MOTIVACIONAL. Estas personas tienen la capacidad dada por Dios de mantener a los miembros del equipo muy motivados. Ellas son personas que alientan y reafirman, y aunque algunos ven el liderazgo motivacional como un estilo de liderazgo ligero, el mismo es indispensable, en especial cuando el viaje hacia la visión se dificulta o se torna muy largo.
  6. EL ESTILO DE LIDERAZGO PASTORAL. Las personas con este estilo construyen una comunidad y un equipo al amar, alimentar y apoyar con ternura a los miembros de la comunidad. El cuidado que muestran estos líderes hace que las personas se muevan en pos de la visión. A John Maxwell le encanta decir: “A las personas no les interesa cuánto usted sabe, sino hasta que saben cuánto usted se interesan en ellos”.
  7. EL ESTILO DE LIDERAZGO FORMADOR DE EQUIPOS. Los formadores de equipos tienen el don que les permite encontrar y desarrollar de manera exitosa a las personas con las habilidades correctas, el carácter correcto y la química correcta para servir con otros miembros de equipos. A ellos les encantan los equipos. La diferencia entre el estilo pastoral y este estilo es que el enfoque del primero está en las personas, mientras que el del segundo está en la causa o la misión.
  8. EL ESTILO DE LIDERAZGO EMPRESARIAL. Las personas que emplean este estilo pueden poseer cualquiera de los otros estilos de liderazgo. Pero lo que distingue a estos líderes es que funcionan de manera óptima en situaciones donde hay que comenzar desde cero. Estos tipos de líderes son altamente creativos y se encuentran inclinados hacia “lo nuevo” –ya sea en ministerios nuevos o iglesias nuevas. Los plantadores de iglesia son un ejemplo perfecto de líderes empresariales.
  9. EL ESTILO DE LIDERAZGO REFORMADOR. Estos líderes funcionan de manera óptima en ambientes que necesitan un cambio o renovación. Cuando las iglesias pierden su rumbo, se desenfocan de la misión o se estancan, los líderes reformadores se esfuerzan en ayudar a estos tipos de iglesias a encontrar su camino de vuelta a la misión o la ayudan a recobrar su pasión.
  10. EL ESTILO DE LIDERAZGO CONSTRUCTOR DE PUENTES. Los líderes con este estilo tienen la capacidad exclusiva de juntar bajo el amparo de un solo liderazgo, una amplia gama de partes constituyentes. Pensemos en estos líderes como diplomáticos espirituales que tienen la capacidad y la sabiduría dada por Dios de ceder y negociar de manera adecuada en situaciones específicas con el fin de mantener a todos en una misma dirección.

EJERCICIO: Sus estilos de liderazgo

Después de haber identificado tres o cuatro estilos de liderazgo que usted haya empleado o se haya sentido inclinado a usar, junto a un grupo pequeño de otros líderes, permita que cada uno comparta sus tres o cuatro estilos exponiendo ejemplos  de éstos. Compartan también acerca de por qué creen que es muy valioso conocer nuestros estilos de liderazgo.

  1. ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­______________________________________
  2. ______________________________________
  3. ______________________________________
  4. ______________________________________

EXPERIENCIA: Definiciones de liderazgo

Coloque alrededor del local donde se encuentren varias de las definiciones de liderazgo que encontramos en este capítulo. Permita que cada uno de los participantes se coloque cerca de una de las definiciones que más le hable o que más le muestre sus valores sobre el liderazgo. Pídale que expliquen por qué es relevante para ellos.

[1] Durante las siguientes tres dinastías egipcias (de la decimoquinta a la decimoséptima), la región estuvo sujeta a un período de decadencia mientras era invadida y gobernada por los hicsos. Sin embargo, a inicios de la decimoctava dinastía, el faraón Amosis I expulsa a los hicsos (aprox. 1550 a.C), lo cual marcó el comienzo del rejuvenecimiento del reinado, y que finalmente sería reconocido como el apogeo del poderío y esplendor egipcio.